Tatuaje en el pubis

    AVISO IMPORTANTE

 

 

Datos ténicos

Enamorados hasta morir

Título: Tatuaje en el pubis
Autor: Gestialba.com
Productor: Gestialba.com 
Gión:

Gestialba.com

Protagonista principal: Carmen
Actores: Carmen, Evaristo, Eva 
Musica: Gestialba.com
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2007
Género: Ficción - Chantaje
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relato

Nunca lo pensé, me daba exactamente igual si era una mujer morena o rubia, pero el destino hizo que fuera una mujer rubia natural de ojos azules claros cielo, ¡cielos qué mujer! Es una de esas diosas de la hermosura que parece ser una descendiente de afrodita la diosa del amor y la belleza, ¡pero qué estoy diciendo! Eva es una mujer delicada pequeña que parece ser una niña, una niña de 37 años que es una joya. ¿Cómo puede parecer Eva tan joven? Una mujer de esa edad por muy bien que se conserve jamás se puede parecer a una chica de 18 años, ¡jamás! Eso solamente pasa en los cuentos de hadas, ¿ha, pero existen las hadas? Yo creía que las hadas eran unos seres mitológicos de la historia antigua griega, creía que era una invención de los niños. ¿Qué me dices de hadas, qué son? Son unos seres fantástico que se representaban bajo la forma de mujer, a quien se atribuía poder mágico y el don de adivinar el futuro, Sí, el futuro es lo que yo necesito que me adivinen, ¡tengo tan mala suerte!  

Su tez pálida, su cara angelical era una invitación a poseerla, ella se dejaba acariciar con la mirada sin importarle lo más mínimo quien la observara, ya fuera hombre o mujer. Eva esa joven mujer pero madura a la vez, ¿o tengo que decir, madura pero joven mujer? No lo sé, estoy inmerso en un mar de dudas, ¿por qué me pasará a mí? No sería más fácil que me enamorara de una mujer de mis mismas cualidades, ¿por qué me tengo que enamorar siempre de mujeres inalcanzables, por qué? Ha pasado por mi lado, no se ha dignado mirarme ¡claro, yo soy grueso, soy viejo! Mis 40 años son despreciables para ella, ¡pobre de mí! Que imaginación que tengo, con las de mujeres que he tenido a mi alcance y me tengo que encaprichar de una diosa, ¡seré idiota! Carmen llega:  

-Hola Evaristo, ¿cómo te ha ido el fin de semana?

-Muy bien Carmen, ¿y a ti? –Le contesté-  

Carmen, esa mujer que siempre, que desde que éramos niños ha ido tras de mí, esa mujer a la que nunca le he hecho el menor de los casos, esa mujer que esta enamorada de mi desde que nos conocimos en la escuela. Soy muy descortés con ella, más que descortés, he sido cruel, siempre la he despreciado, y ahora sé como se siente al ver como Eva me desprecia. Ahora estoy tomando del caldo de mi desprecio.  

-Muy bien Evaristo, pensando en ti como siempre, ¿quieres que vallamos al cine?  

Me estaba dando cuenta de que me hacía viejo, que mi tiempo de conquistas se estaban quedando atrás, ¿no sé que pasó por mi cabeza? Que sin pensarlo contesté:  

-Sí Carmen, me apetece ir a ver esa película que ahora está de estreno.  

Carmen quedó atónita por mi respuesta, ¡no la esperaba! Su cara se llenó de felicidad, ¡parecía otra! No sé que me había pasado, hasta ahora nunca había mirado a Carmen como a una mujer, siempre la había mirado como a una amiga que estaba allí, dispuesta a solucionarme una y otra vez la papeleta, ¡qué ingrato! Con la de veces que me ha consolado y sacado de verdaderos apuros.  Yo siempre la había respetado, nunca la vi como a una mujer hasta ese día en la sala de cine, ella fue la que me agarró de la mano, yo contesté a su caricia y la sujeté con fuerza, así acabamos la película y al salir ella dijo:  

-Evaristo, ¿quieres follar conmigo?  

Su pregunta no me extrañó, pero me dejó algo descolocado, sé que somos personas adultas y que no debemos dar rodeos para hablar de sexo. Pero aquella pregunta era demasiado directa para mi forma de ser. Contesté:  

-¿Tú lo deseas, Carmen?

-Sí, con todo mi ser. –Contestó-  

Carmen al igual que Eva es una mujer rubia, tiene mi edad. No se parece en nada a Eva, es fea de cara y tiene un tipo de mujer rechoncha, le sobran algunos kilos. No es una mujer guapa, pero eso lo suple con la simpatía y la bondad que derrocha. No quería crearle falsas esperanzas y le dije:  

-Vale acepto, echaremos un polvo, pero quiero que quede claro que será un polvo sin compromiso a nada. Cuando terminemos, tú por tu lado y yo por el mío, ¿estás de acuerdo?

-No pretendo otra cosa que pasarlo bien, ¡nada más! No pretendo cazarte.  

Yo seguía comportándome como un hombre duro, rozando lo despreciable, no era forma de tratar a una mujer que es toda simpatía y bondad. Intenté dar un cambio de mi tratamiento hacia ella:  

-¿En tu casa o en la mía? –Le pregunté-  

Ella insistió en que fuéramos a su casa, yo estuve encantado, mi casa parece una leonera, el desorden reina por mayoría, en ocasiones me asusto de ver tanto trasto por el medio. Su casa estaba seguro de que sería toda limpieza y orden. La seguí con el coche, no sabía donde vivía, hacía pocos meses que se había mudado del piso de sus padres a un chalet en las afueras. No me equivoqué la casa era preciosa y cuidada hasta el mínimo detalle:  

-Carmen, ¡que casa más bonita que tienes!

-¿Te gusta?

-Me encanta, de verdad es preciosa.

-Cuando quieras te puedes venir a vivir, sabes que me harías muy feliz.

-¡Déjate de bromas! Te he dicho que un polvo y me marcho a casa. ¿Dónde lo hacemos?

Carmen trataba por todos los medios de que aquello se convirtiera en una velada romántica que culminara haciendo el amor. Yo por el contrario quería terminar pronto con el asunto y salir de la trampa en la que me había metido.  

-Venga, no seas antipático, ya que por primera vez has venido a casa deja que te agasaje como es debido, toma este combinado y espera un momento que me cambie de ropa.  

Sin dejarme tiempo a decir nada dejó la bebida en la mesita, se levantó y se marchó supuestamente a su dormitorio para cambiarse, ¿qué tendría en mente? Tardó unos 15 minutos, hizo su entrada espectacular, me quedé atónito. Aquella no podía ser Carmen, aquella era una mujer con un cuerpo espectacular a la que no le sobraban kilos, con una cara de ángel y de cabello rubio, ¿qué me había puesto en la bebida? Parecía estar soñando con Eva, echarle un polvo a aquella maravilla de mujer no era esfuerzo alguno, ¡al contrario! Sería un verdadero placer. Empezó un baile sensual ante mis narices y se quitaba prendas lentamente, Mi desagradecido pene empezaba a tener interés por tan bella mujer. Cuando solamente le quedaban las bragas yo estaba apunto de correrme, tuve que hacer verdaderos esfuerzos para contenerme, ¿qué pensaría ella si lo hacía! Aguanté, aguanté con todas mis fuerzas, por último se bajo lentamente las bragas y al tiempo que lo hacía aparecía un bonito tatuaje en el pubis que llegaba hasta su clítoris era un tatuaje muy excitante. No lo pude soportar, me lance hacia ella y le clavé el pene en su vagina, lo hice solamente para que mi semen no ensuciara aquella esplendida casa. Esa hermosa mujer al ver lo sucedido reía, no dejaba de reír diciendo una y otra vez... has caído en la trampa, he tardado tiempo pero al fin serás mío. Sin saber que había pasado salí huyendo sin saber muy bien lo que hacía. Todo quedó ahí.  

Pasaron unos tres meses y Carmen me llamó para ver como me encontraba no nos habíamos visto desde esa extraña noche, ¡yo la evitaba!  Estaba avergonzado por no ser tan macho como siempre había presumido ante ella:  

-Evaristo, tengo que decirte algo muy importante, ¿podemos vernos?

-No Carmen estoy muy ocupado. Lo que tengas que decirme hazlo por teléfono.  

Me lo dijo, ¡valla si lo dijo! Sin rodeos, como se tienen que decir las cosas, siempre a la cara aunque en este caso sin verla.  

-¡Vale, tu tan esquivo como siempre! En unos nueve meses serás padre.  

En ese momento no estaba ante un espejo, no me pude ver la cara de tonto que se me había quedado, pero si pude imaginar la de ella toda llena de satisfacción.  

¿Qué dices Carmen? Yo hace tres meses que no te veo, el padre de la supuesta criatura debe se otro, ¡a mí que registren!

-Quieras o no quieras, tú eres el papá. Recuerdas aquel día que fuiste a casa y le echaste un polvo a Eva. Sí, estás escuchando bien, era la mismísima Eva, mi amiga íntima de toda la vida. Llevaba un dispositivo en la vagina para recoger todo tu semen, La semana pasada tanto ella como yo nos hicimos la inseminación artificial, las dos tendremos un hijo tuyo, ¿qué te parece? Después de todo eres un gran semental, de eyaculación precoz, ¡pero semental!

-¿Qué es lo que pretendéis hacer?

-Ya lo verás, recibirás noticias nuestras, ¡bueno de nuestros abogados!  

Estas dos perversas mujeres resultaron ser lesbianas que deseaban ser madres, y tramaron ese plan para conseguir mi semen y de paso una buena tajada de mi dinero. Ahora soy padre de dos hijos a los que no veo por no verlas a ellas. Me siento mal, muy mal, pero lo tengo merecido porque el que mal anda mal acaba o es cojo. ¡Se han reído de mí! 

Denominación de la RAE de Género

Imprimir


Aviso

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor.

Situando el puntero del ratón durante unos segundos sobre los bocetos sentirás algunos sonidos.

Realizamos programas para la gestión de empresas. Empresas medianas y pequeñas. Programas de contabilidad, cartera de pedidos clientes proveedores, facturación control de albaranes, tesorería cartera de cobros y pagos y estadísticas.

Nuestro agradecimiento a todos los que por unas causas o por otras visitan nuestra web. Gestión de empresas PYMES. Dos perversas mujeres lesbianas supieron hacerle un chantaje emocional aun hompre muy macho, que no resultó serlo tanto como presumía, al ver el excitante tatuaje en el puvis de Eva, éste sin remedio se corrió...