Quería follar a mi madre

    AVISO IMPORTANTE

 

 

Datos ténicos

Relatos de minifaldas - Minifalda.

Título: Follar con mi madre
Autor: Gestialba.com
Productor: Gestialba.com 
Gión:

Gestialba.com

Protagonista principal: Madre
Actores: Madre, hijo
Musica: Gestialba.com
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2007
Género: Erótico - Fantasía
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relato

Tengo 20 años y mi madre sesenta, ella es viuda y estoy viviendo en su casa. Como pueden imaginar me parió cuando ya era una mujer madura. Ahora ya es una mujer vieja. Una mujer vieja que ha enviudado ya hace un año. No es ningún monumento de mujer, siempre ha sido una mujer del montón y algo entrada en carnes ¡Qué le voy hacer! No todas pueden ser modelos. No todas pueden tener las medidas 90, 60, 90, mi madre no es así, pero es mi madre y además una mujer. Toda esta verborrea viene a cuento para decirles que ella lleva un año sin follar, y yo no he follado con mujer alguna a pesar de mis 20 años.  

Follar con una madre es algo muy feo y que está castigado por la ley ¡Sí, lo está! ¿Pero está penado follar con la madre si es consentido mutuamente? ¡Yo creo que no! Si mi madre viniera ahora mismo y me dijera:  

-Enrique ¿Quieres echarme un polvo?  

No tendría el mínimo reparo en follar a la mujer que me dio la vida ¿Quién mejor que ella para satisfacer mis deseos? No lo dudaría ni unas décimas de segundo. La complacería en todo lo que ella me pidiera ¡Si pudiera más, más le daría! Mas no le haría sentir una mujer vieja ¡Al contrario! Le haría creer que es una amante sensacional que nada tiene que envidiarle a las mujeres de mi edad ¡Eso haría!  

Se que eso no sucederá, mi madre es una mujer chapada a la antigua que nunca sería capaz de follar con su hijo ¡Carne de su carne, sangre de su sangre! Sería un gran pecado para ella, es una mujer muy religiosa. Tan religiosa que aunque mi padre le ha sido infiel en infinidad de ocasiones ella nunca le ha sido infiel ¡Ni siquiera en pensamiento!  

Se que me he extendido mucho en mi explicación, se que mi querida madre no es un monumento ni que ni siquiera es una mujer joven ¡Yo lo sé! Pero desde hace una semana no se me va de la cabeza la idea de dormir con ella una noche ¡Aunque sea una noche! Solamente con pensar que me acostaría con mí madre es razón suficiente como para excitarme hasta el punto de soltar los primeros líquidos seminales por la uretra de mi inexperto pene ¡Pobre inexperto! No me avergüenzo lo más mínimo. Reconozco que mi vieja madre me excita ¡Me atrae como mujer!  

Imaginar sus gordos muslos acariciados por la fina y suave seda de unos pantys hace que me corra de gusto ¡Como me encantaría verla! Ya no digo nada cuanto me gustaría verla acariciándose su peludo o afeitado coño ¡Qué fantasía! Sería una de las situaciones más deseadas por mí ¡Que guarro, que soy! Pensar en follar con una madre es una cosa antinatural y fuera de lugar. Estoy confundido, no se si lo que quiero es follar con mi madre o con la vieja profesora de ciencias que hoy me ha dado clase ¡Es tan similar a ella!  

¡Despierta Benito! No pienses más en tu querida madre y levántate que tienes que ir a trabajar ¡Hay que ganarse el pan de cada día! Ya sé cual es el motivo de mi calentura, la noche anterior estuve en la discoteca y unas chicas jóvenes pusieron mi pene a cien, me excitaron tanto que aún me dura ¡No dura! Me dura la excitación provocada por esas calienta pollas que es lo único que saben hacer en la discoteca ¡Después pasa lo que pasa! Llego a casa y tengo incestuosos pensamientos con mi madre.  

Llevo dos semanas de constante pensar en el cuerpo desnudo de mi madre. Ella creo que me lo debe de estar notando pero como es natural no dice nada de nada. Simplemente me mira y luego calla ¡Como dice la canción! Nada estoy decidido, a la menor ocasión que se me presente no dudaré en meter mano a mi hermosa y vieja madre ¿No será que me gustan las mujeres viejas? Y si me gustan ¿Qué? Un coño es un coño.  

Hoy he llegado de la universidad más excitado que nunca, la vieja profesora de ciencias hoy llevaba una falda un poco por encima de sus rodillas, en la posición en la que estaba sentada me deleitaba con la visión de una buena porción de sus gruesos muslos. He estado todo el día templado ¡Soy un obseso sexual! No lo puedo remediar, pienso en sus grandes y sudorosos labios vaginales ¡Los imagino en todo momento! Que hermoso y excitante sería poder besar los labios vaginales de mi madre. Sin la menor de las dudas sentiría tanto placer que eyacularía en menos de un minuto. Es un morbo que me supera, es un pensamiento insano ¿Cómo puedo pensar en mi madre?  

Nada, estoy decidido, esta noche cuando regrese del trabajo, cuando se valla a descalzar de sus largos tacones yo me ofreceré para descalzarla y darle un masaje un sus cansados pies. Eso me dará pie a poderle magrear las piernas y de ahí a sus ingles y vagina. Si todo me sale como tengo pensado hoy saborearé el aroma de sus bragas impregnada en su olor de orina reseca provocada por todo un día de trabajo ¡No, con solamente pensarlo me he corrido! Tengo un grave problema, lo tengo que solucionar lo antes posible ¡No puedo seguir así! Si no me la follo hoy mismo me convertiré en un inadaptado.  

¡Ya está! Lo tengo todo pensado, la esperaré sentado en el sofá, en cuanto llegue me abalanzaré sobre ella y llevaré todo mi plan a término ¡No puedo fracasar! Siento la puerta de entrada:  

-¡Hola mamá! ¿Qué tal el día?

-Mucho trabajo ¡Cada día exigen más y más! ¿Y a ti, como te ha ido?

-Bien mamá, he aprendido algunas cosas sobre ciencias. ¿Quieres que te descalce y te de un masaje en los pies?

-¡Ay, que esto me huele a encerrona! ¿Qué es lo que necesitas? Nunca has estado conmigo tan amable y servicial.

-No quiero nada mamá, Solamente quiero ayudarte a descansar y al tiempo darte un masaje en tus cansados pies ¡Nada más eso!

-Tú a mí no me engañas muchacho. Te conozco desde que te he parido y se que quieres o pretendes algo ¿Dime que es?  

Se sentó en el sofá y mirándome cruzó sus piernas. En esa postura dejaba ver gran parte de sus muslos ¡Eso es lo que me faltaba! Como no estaba bastante excitado, mi madre fue y empeoró la situación. No pude aguantar más la tesitura. Me acerque a su oído izquierdo y le dije con voz tenue y temblorosa:  

-Mamá quiero pedirte un favor. Quiero que me deje darte un masaje en las piernas.

-¿Estás excitado hijo? ¡Dime! ¿Quién te ha puesto así?  

-Nadie mamá, es la edad y la falta de chicas par poder desfogarse.

-¿Qué pretendes? Me estás diciendo que quiere hacerlo conmigo ¡Soy tu madre!

-¡Lo sé mamá! Se que eres mi madre ¿Pero quién mejor que tú para dar mis primeros pasos?

-¡Joder, me estas dejando helada! Me estas pidiendo con la mayor desfachatez del mundo que sea tu profesora sexual ¡Qué fuerte!  

Mi madre se levantó sin decirme ni una sola palabra más, se metió en su dormitorio y no volvió a salir en toda la noche. Yo me quedé allí, en el gran sofá sentado y más quemado que la pipa de un indio americano ¡Qué corte! ¿Cómo actuará mi madre mañana? Durante toda la noche estuve pensando en ella.  

La mañana siguiente ni ella ni yo teníamos que madrugar ¡Era sábado! Me levante sobre las diez de la mañana ¡Ella estaba ya levantada! Como si no hubiera ocurrido nada me puso el desayuno y estuvimos hablando sobres las noticias del periódico. Ni una sola referencia al asunto sexual.  

Todo siguió así, yo quería follar con mi madre, pero ella no estaba por la labor ¡No quiso saber nada más del tema! Es más desde ese día procuró no ir con ropas insinuantes. Por todos los medios trató de no excitarme ¡Cuánto sufrí!  

Han pasado 5 años, me he casado pero aún sigo teniendo sueños en los que mi madre es la protagonista principal ¡Me conformo con eso!

Denominación de la RAE de Género

Imprimir


Aviso

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor.

Situando el puntero del ratón durante unos segundos sobre los bocetos sentirás algunos sonidos.

Realizamos programas para la gestión de empresas. Empresas medianas y pequeñas. Programas de contabilidad, cartera de pedidos clientes proveedores, facturación control de albaranes, tesorería cartera de cobros y pagos y estadísticas.

Nuestro agradecimiento a todos los que por unas causas o por otras visitan nuestra web. Gestión de empresas PYMES. Relatos eróticos. Deseaba follar con mi madre pero ella no estaba por la labor.


Follar a una madre Follar con la madre Acostarse con la madre Realizar el coito con la madre Copular con la madre