Coño de mujer vieja

    AVISO IMPORTANTE

 

 

Datos ténicos

Título: Coño de mujer vieja 
Autor: Gestialba.com
Productor: Gestialba.com 
Gión:

Gestialba.com

Protagonista principal: Marta
Actores: Marta, Isidoro
Musica: Gestialba.com
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2007
Género: Erótico - Flechazo
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relato

Sus carnes son blandas y arrugadas, sus pechos caídos y su cuerpo presenta una esbelta figura. Su rostro dice lo que ha vivido. La conocí en su casa cuando fui para arreglar el lavavajillas. La señora es una de esa personas de las que uno se enamora a primera vista, en su juventud debió ser una mujer muy guapa, ¡aún lo sigue siendo!  Pero no es su belleza su mayor cualidad, ¡es su simpatía! Cuando habla parece que te acaricia, fue un flechazo a primera vista. Terminé la reparación y le dije el importe al que ascendía la factura. Cuando me pagó rozó su vieja pero cuidada mano con la mía, mi cuerpo se estremeció, y sin pensarlo le dije:  

-¿Cómo se llama señora? Yo me llamo Isidoro.

-Me llaman Marta, ¿Para qué quiere saberlo Isidoro?

-Me gusta conocer a mis clientes, a parte de... –Me puse nervioso y divagué-

-Dígame Isidoro, ¿A parte de qué? –Dijo con su relajante tono de voz-

-Me gustaría invitarla a cenar esta noche, ¿qué me contesta?

-¿Qué dice criatura, no ves que soy una vieja decrépita a la espera del pasaporte?

-No me importa, tengo unos deseos irrefrenables de conquistarla y hacer el amor con usted.

-¡Vamos, que me quieres echar un polvo!

-Eso mismo, un polvo en esa vagina de que debe ser una delicia.

-¿Qué fino, qué sabrás tú de mi viejo y ya cansado coño de vieja?  

Me sorprendió su actitud, al momento supo que lo que deseaba era echarle un polvo y calmar así mi excitación. Después de hablarme, me tomó de las manos y me invitó a tocarle los pechos flácidos de mujer vieja. No lo dudé, los acaricié por encima del vestido durante unos segundos, luego ella me invito a que lo hiciera por la parte interior del sujetador. Entonces me preguntó:  

-¿Crees que merece la pena lo que estás tocando hijo?

-Por supuesto, tiene una piel muy suave y además huele usted de maravilla, ¡me gusta!  

Ella sonrió como agradeciendo lo que ella pensaba que era una cortesía, ¡se equivocaba! No era una cosa por cumplir, lo que le estaba diciendo era lo que mi enamorado corazón sentía. Su actuación me sorprendió, en un instante se desnudó completamente dejando al descubierto su cuerpo. Cuando vi su coño lampiño casi me caigo de la excitación, las piernas me temblaban. Marta pensaba que me asustaría al ver su cuerpo de carnes viejas y blandas, ¡para nada! Esa visión hizo que me excitara aún más si cabe. Me hubiera gustado que hubiera aceptado la invitación a la cena y que se hubiera dejado conquistar por mí, pero como la cosa sucedió así. Aproveche la ocasión, saqué mi pene totalmente erecto y sin más preámbulos se lo introduje en aquel coño de vieja, ¡cómo me gustan las viejas! Disfruté más que lo hago con mi novia, supongo que debido al morbo de follarme un cono de mujer vieja. Su vagina era muy suave y no se diferenciaba de la de mi novia que tiene 25 años, tuve una eyaculación fantástica, ella pareció disfrutar del momento. Deduje que llevaba mucho tiempo sin ser penetrada ya que los gemidos que daba eran de satisfacción más que de gusto, creo que no llegó al orgasmo, ¡lo fingió! Hubiera seguido follando su viejo coño durante horas, pero no podía demorar más mi salida de esa casa, otra clienta en un edificio colindante esperaba de mis servicios, ¡no! No sean malpensados, necesitaba de mis dotes como fontanero:  

-¿Le ha gustado Marta? –Le dije aún con mi polla erecta introducida en su entrañas-

-Me ha encantado, sigue follando mi viejo coño de vieja. Espero que sepas sacar de mí un orgasmo que hace siglos que no he tenido.

-Lo siento Marta, pero me tengo que marchar, lo de la cena sigue en pie.  

Desde ese día, siempre que tengo ganas de echar un polvo la llamo por teléfono y siempre está dispuesta a complacerme, me gusta hacer el amor con ella más que con mi novia, ¡tengo miedo! Tengo miedo de pasar del mero placer al puro y sincero amor, me está cautivando. ¡No sé muy bien qué hacer! Me ha invitado este fin de semana, dice que me llevará a un chalet que tiene en la sierra. Mientras pensaba en ella sonó el teléfono:  

-Sí dígame.

-¿Es usted Isidoro el lampista?

-Sí, ¿qué es lo que desea?

-Le llamo del hospital, tengo que darle una mala noticia. La señora Ana ha ingresado para ser operada de urgencia y ha fallecido en quirófano. Entre sus efectos personales hemos encontrado este número de teléfono y le hemos llamado.  

Así, sin anestesia y bocajarro me descerrajaron la noticia de la muerte de Marta, mi cuerpo se quedó destemplado y un nudo se me hizo en la garganta, no pude contestar y les colgué el teléfono. Me desplacé al hospital para verla por última vez, ¡no lo pude hacer, no me dejaron. Unos minutos después de mi llegada lo hizo la que se presentó como su nieta, las vecinas del edificio le habían avisado del ingreso de su abuela para ser operada. Al preguntar por ella en recepción, con la misma suavidad que lo hicieron con migo lo hicieron con ella.  

Nunca mis ojos habían soltado tantas lágrimas por nadie. Le cogí tanto cariño en tampoco tiempo, que vivo un sin vivir. Desde su incineración no tengo ganas de hacer nada, ¡me he dejado! No salgo de casa, no trabajo, estoy pasando lo que normalmente se dice una mala racha, ¡espero superarla! Le he contado lo sucedido a mi novia y me ha abandonado. La entiendo, no supo entender mi amor por una vieja como Marta, pero en el fondo he preferido que me deje, de no hacerlo ella lo hubiera hecho yo, ¡no me sentía a gusto a su lado!  

*-*-*

Denominación de la RAE de Género

Imprimir


Aviso

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor.

Situando el puntero del ratón durante unos segundos sobre los bocetos sentirás algunos sonidos.

Realizamos programas para la gestión de empresas. Empresas medianas y pequeñas. Programas de contabilidad, cartera de pedidos clientes proveedores, facturación control de albaranes, tesorería cartera de cobros y pagos y estadísticas.

Nuestro agradecimiento a todos los que por unas causas o por otras visitan nuestra web. Gestión de empresas PYMES. Marta era una mujer vieja de la que poco a poco me enamoré, pero su edad no le permitió hacerme feliz.