El incesto madre hijo

    AVISO IMPORTANTE

 

 

Datos ténicos

La foto del Narciso el voyeur

Título: El incesto madre hijo
Autor: Gestialba.com
Productor: Gestialba.com 
Gión:

Gestialba.com

Protagonista principal: Ardo
Actores: Ardo, Felisa, Marga, María
Musica: Gestialba.com
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2006
Género: Erótico 
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relato

Tener un hijo siendo una madre joven es una cosa muy hermosa y excitante, desde que tuve a mi hijo a la edad de 16 años siempre tuve pensamientos incestuosos. Estaba convencida que el incesto entre madre hijo era una cosa hermosa. Cuando lo lavaba y le tocaba su diminuto pene mi imaginación me transportaba a tener relaciones sexuales con él. Siempre pude controlar mis deseos y fui de lo más recatada. Ahora que ya he cumplido los 50 años, y por suerte me he quedado viuda hace una semana, no me importaría lo más mínimo tener una aventura de incesto con mi hijo. ¿Qué hay de malo hacer el amor consentido con un hijo de 34 años? No creo que le pueda perjudicar a su madurez, por el contrario a mí me puede hacer mucho bien.

Ardo, mi hijo, Eduardo para los amigos es el único hijo que he tenido, ya que mi marido perdió el interés en mí nada más nacer él, así que llevo 34 años a pan y agua, como una idiota siempre le fui fiel. Mi marido aunque no me trataba como a una esposa, siempre me quiso y se portó bien y no me ha faltado de nada. Al morir en su testamento me ha dejado parte de su fortuna, que me da para vivir holgadamente el resto de mi vida. Siempre creí que cuando muriera no me dejaría nada, y que todo sería para sus amantes ¡Me equivoqué, también se acordó de mí! Me he liado a contar cosas de mi marido, cuando en realidad quería contar el motivo del llamar Ardo a mi hijo. ¡Es simple! Con los pensamientos que siempre tenía y sigo teniendo, ardía y ardo de deseos. Por lo tanto empecé a llamarle Ardo aprovechando la terminación de Eduardo, de esa manera nadie podría sospechar lo calenturienta de mi imaginación.

¡Estoy harta! Desde ahora no perderé ocasión y me convertiré en la mujer más perversa sexualmente hablando de la faz da la tierra. Lo primero que voy hacer es acostarme con mi hijo y practicar el incesto madre hijo. Trataré un plan para seducirlo, no quiero hacerlo de una manera rápida, lo quiero seducir de la forma más erótica que se pase por mí ahora más que calenturienta cabeza. Se me olvidaba, la criatura todavía sigue viviendo en casa a pesar de sus 34 años ¡Ya se sabe, ahora los hijos se marchan de casa a los 40! Cuando se hacen maduros y se atreven a vivir sus vidas. No me importa que viva conmigo, y que se sirva de mí, yo me valdré de él al máximo. Se oye la puerta, Ardo llega:

-Hola mamá ¿Cómo te encuentras?
-Muy bien Ardo, pero todo el día aburrida sin nada que hacer. ¿Cómo te ha ido a ti el día de trabajo?
-¡Fantástico! El viernes es un día de trabajo relajado. Todos los mandos se marchan a media mañana y no se les ve más el pelo hasta el lunes. 
-¿Vas a salir Ardo?
-No, hoy me quedaré viendo la tele, Ayer estuve hasta muy tarde y estoy cansado.

Ardo se dispuso a ver la televisión, yo mientras tanto miraba una revista del corazón sentada en un lado del salón apoyando los antebrazos sobre la mesa. En la posición en la que está ubicada la mesa al sentarme frente a ella, ardo tiene una visión perfecta de mis piernas vistas lateralmente. Al sentarme, he remangado mi falda para dejar buena parte de mis piernas al descubierto, quiero que se fije en ellas. Ni siquiera se ha dado cuenta de lo elegante que me he vestido hoy ¡Claro, es mi hijo y pasa de mí! Para llamar su atención me he girado abriendo algo más de lo normal mis piernas y le he dicho:

-Ardo ¿Qué hacen en la televisión?
-Ahora empieza un partido de fútbol mamá ¿Lo quieres ver?
-Sí, nunca he visto ninguno pero hoy será el primero.

Al levantarme de la silla me ha podido ver las cintas del liguero y creo que hasta un poco las bragas ya que me he levantado con máximo descuido. Entiendo que no se interese por mi cuerpo, no soy precisamente una modelo, veo que a mi hijo no le interesan las mujeres maduras un poco entradas en carnes ¡Ostras, soy una mujer! Solamente tengo 10 kilos de sobrepeso, que con mis 175 centímetros de altura y mi complexión fuerte, a penas se me notan y a pesar de mis 50 años tengo las carnes prietas y unos pechos preciosos y unas caderas y piernas que no están mal ¡Él se lo pierde! No, no tiro la toalla:

-¿Quieres algo de beber Ardo?
-¡Una cerveza por favor! Gracias mamá ¡Eres la mejor!

Cuando me incliné par poner la cerveza y unas aceitunas para picar le dejé ver el escote, lo hice descaradamente para que pudiera ver mis pechos y oler mi aroma. Pero la criatura seguía sin hacerme caso, él seguía mirando absorto la televisión. Parecía gustarles más las piernas de los jugadores que mis tetas, a este paso yo no practicaré el incesto madre hijo. Exaltado me habla:

-¡Mama, mamá, siéntate que empiezan!

Como se pueden imaginar, poco me importaba el partido o las piernas de los jugadores, lo que yo quería era follar con mi hijo y que él me hiciera sentir lo que mi insólito marido no me hizo sentir nunca. Le contesto:

-Voy, voy, ya me siento ¡Qué emocionante!

Él por primera vez en la noche me miró y sonrió y siguió viendo el dichoso partido de fútbol. Disfrutaba viendo tíos correr detrás de una pelota y cada segundo alguno de ellos tirados al suelo diciendo ¡Ay, Ay, me han roto la pierna! No, no ha sido falta grita Ardo, y yo seguía sentada a su lado rozando mi muslo desnudo con su muslo cubierto por el pantalón, imaginando como siempre lo excitante que sería hacer el amor con mi hijo, empiezo a pesar que soy una depravada salida ¡Qué caray! Lo que me pasa es que tengo que follar como sea, si no lo hago con mi hijo, saldré a la calle y el primer tío que vea le diré si me quiere echar un polvo. Suena el timbre de la entrada:

-Deja mamá, ya abro yo. Es María que viene a ver el partido.

No sabía que existiera la tal María, todo mi plan se iba al traste y como estos últimos 34 años me tendría que conformar con masturbarme en la soledad de mi habitación ¡Qué le puedo hacer! Ardo dice:

-Mamá, esta es María, una buena amiga. María esta es Marga, mi madre.

Nos presentó, me la quedé mirando de arriba abajo, y pensé, cómo se va a fijar en mi si ya se ha ligado a un ejemplar hermoso y de medidas espectaculares, y para colmo con unos 30 años aparentes de edad. Llevaba un vestido precioso de seda negro con vuelos, medias negras y sandalias de tacón alto haciendo juego con el vestido y un peinado de envidia. Nos dimos los pertinentes besos de saludo y a continuación le digo:

-¿María, qué quieres tomar?
-Una cerveza, Marga.

Qué desastre, qué noche, yo queriendo llevar a mi hijo al huerto y resulta que mi hijo ya tiene huerto para plantar su zanahoria. Este ardor que tengo me está matando, le llevaré la cerveza y los dejaré solos para que puedan hacer lo que deseen. De regreso con la cerveza en las manos los veo allí, uno junto al otro, viendo el aburrido partido de fútbol, entiendo que esperan que me marche para que poder disfrutar de la noche:

-Toma Marga tu cerveza. Me voy a dormir, estoy cansada y me duele la cabeza.

Me recluí en mi habitación y estuve pensando en lo sucedido, estoy en mi casa y soy yo la que tengo que dejar el salón libre para que mi hijo disfrute ¡No lo soporto más! Mañana sin falta le diré que yo quiero intimidad y que piense en ir buscándose un lugar para vivir. Cabreada, pero excitada me tumbo en la cama completamente desnuda y me empiezo a acariciar y caigo en la cuenta de que estoy más aburrida que una almeja en una piscina. ¿Qué puedo hacer? Ya estoy cansada de masturbarme, apenas si me excito, practicar el incesto con mi hijo está descartado. Son las 9:45 de la noche de un viernes, y no tengo ganas de dormir, no me queda otra salida llamaré a Felisa, la vecina del piso de enfrente, es una mujer soltera y de mi edad, supongo que estará encantada de que la llame y pasemos la velada charlando y viendo la tele. La llamaré por teléfono:

-Felisa al teléfono ¿Dígame?
-Hola Felisa, soy Marga ¿Puedo ir a tu casa para ver la tele? Estoy muy aburrida.
-Por supuesto, yo también estoy sola y aburrida ¡Te espero, no tardes!

Felisa se puso muy contenta, ya hace más de 15 años que la conozco y creo que le gusto, no se me ha pasado nunca por la cabeza el practicar el sexo con Felisa, por serle fiel a mi marido y porque no creo que me gusten las mujeres. Pero hoy estoy tan salida y falta de cariño que como se me insinúe como otras veces le dejaré hacer lo que le apetezca con mi cuerpo. Me he vuelto a vestir y he salido de casa hacia la de Felisa sin ni siquiera decirle a donde iba a mi hijo, llamo al timbre:

-Hola Marga, ¡Qué alegría medas! Tenía muchas ganas que un día te pasaras por mi casa para pasar un buen rato. Desde la muerte de tu esposo he pensado todas las noches en ti.
-Hola Felisa ¡Me sorprendes! ¿Has pensado en mí?

No tengo la menor duda, le gusto a Felisa, y ella me gusta como persona ¿Qué puedo perder si practico el sexo con ella? Estoy hecha un lío, para saludarnos nos hemos dado un beso en cada mejilla. Felisa en el tiempo que yo he tardado en vestirme, estoy segura que también lo ha hecho, se ha puesto muy seductora con un vestido azul ajustado y medias negras con zapatos de tacón alto del mismo color. Me dice:

-¿Qué te pasa Marga? ¡Cuéntame, yo soy tu amiga!

Sin dudarlo me he desahogado con Felisa, le he explicado mis pensamientos de practicar el sexo con mi hijo. Ella me ha consolado diciendo que yo soy una mujer muy hermosa, que si mi hijo no me hace caso que pruebe con otro hombre o mujer, no ha perdido el tiempo y me ha dicho:

-¿Quieres hacerlo conmigo? ¡Yo estaría encantada!
-Gracias Marga, eres muy buena amiga, pero es que no sé si me gustará hacer el amor con una mujer. No te lo tomes a mal, eres una mujer muy bella y sensual pero creo que no estoy preparada.

Pasamos la noche hablando y bebiendo. Felisa no perdía la ocasión para provocarme en cuanto podía, ella sentada en un lado del sofá y yo en el otro, podía ver sus piernas y muslos al completo y sus bragas sin problema alguno ya que no hacía nada por evitarlo, cuando ya habíamos tomado algunas copas de vino Felisa dice:

-¿Marga, pongo música y bailamos?
-¡Vale, me apetece! –Le contesté-

Con algunas copas de más, en ese momento Felisa podía hacer conmigo lo que quisiera, que yo no se lo impediría, ella sin duda lo sabía, pero no se quería precipitar sabía que caería en sus hermosas garras. Empezamos a bailar separadas, ella se contorneaba acariciando su cuerpo de arriba abajo al tiempo que flexionaba sus rodillas hasta quedar sus ojos a la altura de mi entrepierna. En esa posición me dejaba ver la totalidad de sus bragas, yo para no desentonar hacía el mismo movimiento, en una de las bajadas, Felisa en cuclillas con sus manos acarició mis muslos, el tacto de sus manos a través de las medias de seda recorriendo mis piernas en dirección a mis caderas levantando mi vestido hizo que diera un gras suspiro de placer, me acarició mis nalgas y se incorporó, clavando sus ojos en los míos y me regaló una de sus excitantes sonrisas, seguidamente me dio un beso en los labios que apenas rozó. Susurra a mi oído:

-¿Marga, te ha gustado?
-Sí, ha sido muy placentero.
-¿Quieres que siga?
-Sí, Felisa, pero no te enfades si no me encuentro a gusto y te pido que paremos.
-No te preocupes, en cuanto tu digas basta yo paro y tan amigas como siempre.

Felisa me cogió de la mano y tirando literalmente de mí, me hizo llegar hasta su dormitorio, sin desnudarnos, ni siquiera quitarnos los zapatos nos empezamos a besar efusivamente, su lengua buscaba la mía. Yo en ese momento empecé con mis fantasías, en lugar de ver a Felisa veía a mi hijo que me besaba, por fin se estaba cumpliendo mi deseo, estaba realizando el incesto madre hijo, a sus besos ardientes contestaba con otros aún más, mi lengua jugueteaba con la suya, la chupaba con placer y saboreaba su saliva, gritaba una y otra vez ¡Sigue Ardo, no pares! Qué excitada estoy eres genial hijo. Ya fuera de mí le dije:

-¿Ardo, Te gustan mis labios y lengua? ¡Los tuyos me encantan!
-Si, mamá. Me excita tu cuerpo. Ahora te voy a hacer disfrutar con cosas que nunca has experimentado.

Felisa se ha dado cuenta de mi fantasía y me ha seguido la farsa, cada vez que me hablaba se dirigía a mí como mamá, y eso hacia que yo estuviera más excitada cada vez. Ahora mi hijo, mi deseado hijo, pasó a mis pechos y los estuvo sobando por encima del vestido y sujetador, el sentir sus manos acariciándolos hizo que mis pezones alcanzaran su máximo tamaño, nunca lo había tenido así. Después de un rato dijo:

-Mamá, ¡Prepárate! Ahora me comeré tu sabrosa vagina ¡Sí, esa por la que hace años salí!
-Vale hijo, hazme tuya ¡Come y bebe todo lo que quieras!

Sin desnudarme, fue bajando de los pechos hasta mi entrepierna, la que alcanzó tras levantar mi vestido hasta mis caderas y lentamente comenzó una serie de besos y lamidas por toda mi zona genital, besaba mis ingles y vulva si quitarme las bragas que a esta altura de la velada las tenía húmeda de sudor y del exceso de lubricación vaginal, exhaló profundamente y comentó:

-Mamá ¡Que aroma! ¡Me hace flotar el olor a sexo!

Dicho lo dicho, bajó mis bragas y poco a poco fue lamiéndome la vulva desde la vagina hasta el clítoris pasando por los labios vaginales. El placer era total, daba gritos de por lo delicioso del masaje. Abrí los ojos y me percaté de que no era mi hijo, era Felisa haciendo que disfrutara del sexo como no lo había hecho nunca. Era fantástico todo lo que hacía, hubo un momento en que introdujo su dedo corazón por mi vagina ¿O fue por la uretra? No lo sé, lo que si sé es que me hizo disfrutar de un gran placer que no era de este mundo ¡Casi pierdo el sentido! Llegué al orgasmo y solté un gran chorro de un líquido espeso y transparente que Felisa se bebió con visible gusto. Yo nunca había chupado un coño, esa era la primera vez y no sabía como empezar, pero ella acompaño mi cabeza hasta su vagina hasta que mi boca la pudo saborear. Aún tenía las bragas puestas, se las quité como pude y también la hice disfrutar, daba gritos de placer, ella no soltó líquido alguno, pero sus jugos vaginales eran muy abundantes. Sin pensarlo succioné todo lo que pude aquel exquisito manjar. Quedamos las dos exhaustas, nos duchamos y nos acostamos juntas hasta el sábado a las once de la mañana.

Me levanté, y tras agradecerle lo que me había hecho disfrutar, recogí mis ropas y desnuda completamente atravesé el rellano y entré en mi casa con una cara de felicidad que era exultante. No me importaba que mi hijo me viera en pelotas. Desde ese día, Felisa y yo disfrutamos juntas casi todos los fines de semana y nos estamos pensando el hacer vida matrimonial. ¡Qué olvido! A mi hijo le di puertas, ahora lo veo de vez en cuando, no le noto al faltar ya he dejado de ser su criada, ya se me ha pasado la fantasía de realizar el incesto madre hijo ¡Qué gilipollas, rechazar una hembra en apuros como yo! 

 

*-*-*

Denominación de la RAE de Género

Imprimir


Aviso

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor.

Situando el puntero del ratón durante unos segundos sobre los bocetos sentirás algunos sonidos.

Realizamos programas para la gestión de empresas. Empresas medianas y pequeñas. Programas de contabilidad, cartera de pedidos clientes proveedores, facturación control de albaranes, tesorería cartera de cobros y pagos y estadísticas.

Nuestro agradecimiento a todos los que por unas causas o por otras visitan nuestra web. Gestión de empresas PYMES. Relatos eróticos, La fantasía de realizar el incesto madre hijo.