Las mejores webcams (maxima calidad)
Usuario: Contraseña:
Relatos Eróticos

obtener clave acceso para leer Libro Virtual gestialba.com
R
E
L
A
T
O
S
E
R
Ó
T
 I
C
O
S

Incesto de prima primo 

Libro Virtual

Título: Incesto de prima primo

Autor:
Gestialba.com
Productor:
Gestialba.com 
Gión:
Gestialba.com
Protagonista principal:
Luz.
Actores: Luz, Cipriano
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2006
Género: Erótico - Fantasia - (Incesto)
Duración: 005 minutos 
Recomendada: 
Mayores de 18 años

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solicita tu clave de Acceso para poder leer el Libro Virtual

Este libro de pequeños, y Grandes Relatos Eróticos, está totalmente escrito por nuestro escritor, y director de gestialba.com, ningún relato a sido copiado ni extraido de ningún portal, ni de ningún otro Autor.

Si te gusta leer, puedes pasar unos buenos ratos leyendo estos relatos eróticos, totalmente nuevos en la red. y GRATIS

leer Libro Virtual gestialba.com

Solicitar Clave Acceso

Luz, así se llama mi prima hermana que es una chica a la que tengo en gran aprecio. Cuando éramos pequeños jugábamos todo el día, ¡siempre estábamos juntos! Cosa que se entiende si tenemos en cuenta que somos hijos únicos y que nuestras madres viven en la misma casa como si de un matrimonio se tratara. ¿Qué ocurrió? Muy fácil de entender, nuestros respectivos padres trabajaban en las minas de carbón del pueblo y en un accidente laboral sucumbieron enterrados en miles de toneladas de carbón, siente días estuvieron para sacar sus cadáveres y los de 14 compañeros más, 16 hombres trabajadores de las minas se llevó por delante aquel trágico accidente, nosotros éramos pequeños y a duras penas nos acordamos.  

Mi prima tiene la misma edad que yo, nos llevamos algunos meses. Ahora hemos cumplido 18 años y cada vez que nos miramos apartamos la vista, ¡nos gustamos! La timidez hace el resto, Luz es una chica muy simpática y con un cuerpo agraciado, pero sin llegar a ser el de una modelo, ¡claro, que el mío tampoco lo es! Cada día que pasa me gusta más, ella también parece estar enamorada de mí. Tengo en tendido que los primos hermanos pueden casarse, por lo tanto hacer el amor entre nosotros no es cometer delito de incesto. Pero a mi tía le daría un soponcio si nos viera juntos y mi madre sería capaz hasta de castrarme.  

Hoy estaremos solos, mi tía y mi madre se marchan a la capital para hacer unas compras, por lo que tendremos todo el día para hacer lo que deseemos, en cuanto la encuentre a la hora del desayuno, le diré que quiero hacer el amor con ella, está a punto de salir de su habitación, estoy muy nervioso pero decidido, ahí llega:  

-Luz buenos días, tengo algo que decirte.

-¿De qué se trata Cipriano?  

Estaba tan nervioso que no pude decirle nada, ¡qué horror! Como siga así, nos haremos viejos y seré incapaz de hacer el amor con ella. Insistió:  

-¿Qué te pasa Cipriano? Dime lo que tengas que decir que me espera mi novio.  

La respuesta que me dio, todavía me dejó más descentrado, ¡ves Cipriano, te han tomado la delantera! Ahora ya es tarde. Le contesté:  

-No era nada importante Luz, ¿te gustó el programa de anoche?  

Salí como normalmente se dice, por peteneras. La miré fijamente a los ojos, ella en esta ocasión no apartó la vista, sonrió, tomó un trago de café con leche y un bocado de una magdalena.  Se levantó de la mesa y se marchó sin decir una palabra.  

-¡Adiós Luz, yo también te quiero! –Dije irónicamenete-  

Estaba confundido, Luz no me miraba a los ojos simplemente por timidez. También es mala suerte que el día que decido decirle que la deseo, ella me diga que tiene novio, ¡será puñetera!  Tengo que trazar un plan, aunque tenga novio, ¡no me importa, no soy celoso! Desde ahora no la trataré como una hermana y menos como una prima, la trataré como una mujer a la que quiero conquistar.  

Como era sábado, y estaba destrozado por la noticia que me había dado, me quedé a ver por televisión una etapa de montaña de la vuelta ciclista a Francia. Luz no tardó en llegar:  

-¿Qué pronto has vuelto?

-Sí, es que mi chico se ha tenido que ir con sus padres a la ciudad.  

Por primera vez me fijé en la piernas de Luz, antes no le daba importancia pero ahora verlas me excitada, aquello podía acabar... pasó junto a mí, y como estaba estirado en el sofá, pude verle las bragas que llevaba puestas. Eran unas bragas negras de punto, pero no fueron las bragas en sí lo que me acabó de excitar, fue el aroma a sexo que levantó el movimiento de su cuerpo. Como dije, la cosa terminó en el cuarto de baño masturbándome pensando en ella.  

Regresé a la sala donde tenemos le televisión y Luz estaba echada viendo un programa de aeróbic, en el que había unas chicas vestidas de forma muy excitante, ¡era lo que faltaba! La dichosa tele no se daba cuenta de que yo era un chico de 18 años que estaba falto de sexo, ¡qué desconsiderada! La tele, Luz ocupaba todo el sofá y le dije:  

-¿Te echas a un lado? Yo también quiero sentarme.

-No, si quieres sentarte tendrás que tener mis pies encima de ti, estoy muy a gusto aquí recostada.

-¡Jolines Luz, qué comodona eres!  

Ella sonrió, pero no contestó nada. En ese preciso momento por mi cabeza pasó la idea de acariciarles los pies y así ver su reacción, así lo hice, ¡eureka, fue un acierto! No dijo ni una sola palabra en contra, y al sentir mis manos acariciando sus pies de vez en cuando daba pequeños gemidos. El tener sus pantorrillas sobre mis muslos estaba provocando que mi pene se pusiera en erección, ¡situación extraña! No me atrevía a mirar hacia su entrepierna ya que por la posición de sus pies, sin duda vería sus bragas, ¡no quise ser descarado! Pero esa fuerza de voluntad sólo la pude soportar unos minutos, cuando miré su entrepierna, Luz tenía los ojos cerrados y la expresión de su cara era de satisfacción, ¡estaba claro, le gustaba!  

-¿Te agrada Luz?

-Me encanta, ¡Sigue, por favor sigue!  

Luz estaba como inmersa en una nube de placer que la transportaba por el aire, por el aire de sus fantasías. En la posición de dejadez en la que se encontraba, le podía ver las bragas visiblemente húmedas. Entonces se remangó la falda hasta que pude observar casi al cien por cien sus hermosos muslos. ¡Qué placer! Ya en ese punto me atreví, y pasé de las caricias en los pies, al masaje en las pantorrillas y corvas, que es una parte de las mujeres que siempre he querido acariciar, cuando masajeaba sus corvas daba pequeños gritos de placer, ¿estaría pensando en su novio? O simplemente estaba disfrutando del placer que le hacía sentir su primo hermano. No lo sabía, pero no podía perder esa ocasión de tener a mi prima entre mis manos. Me atreví y le di un beso en la corva, al hacerlo dio un suspiro, ya nadie me podía parar, ¡creo que ella no quería que parara! Lanzado y excitado como estaba, pasé ha acariciarles los muslos por su parte interior y exterior, ¡le gustaba! Gemía, no paraba de hacerlo. Me apresuré y acaricié su vagina por encima de las bragas, ¡dio un respingo! Apretó las piernas y opté por no forzar la situación. Eché la marcha atrás, fui besando la totalidad de su piernas desde las ingles hasta la punta de sus pies, que por cierto olían de maravilla, a pesar de ser una zona que siempre está sudada, estaba claro que los cuidaba a conciencia. Me centré en ellos y los lamí y chupé como si de un caramelo se tratara, cuanto más lamía, más me excitaba. Esa situación me provocó un orgasmo y posterior corrida que empapó todo mi calzoncillo y pantalón. Dejó de gemir y dijo con voz tenue:  

-Cipriano, ¡sigue, por favor sigue!  

Así lo hice, estuve acariciando a Luz durante más de 15 minutos, mi pantalón empapado en semen, y mi pene nuevamente completamente erecto, no pude más, me dirigí a su vagina, ¡pero nada! No estaba dispuesta ha dejarme tocarla ¿qué es lo que querrá? Con los ojos cerrados dirigió sus manos hasta sus pechos y los acarició por encima de la prenda que llevaba puesta, ¡durante unos segundos lo hizo! Luego se remangó la camiseta y dejo el sujetador al aire.  

-¿Luz quieres que te acaricie los pechos?

-Sí, Cipriano, quiero que me hagas disfrutar.  

Ella quería ser la que llevara la voz cantante en la relación que estábamos manteniendo, ¡yo no tenía prisa! Le dejaba que me indicara lo que quería que le hiciera, ¡todo llegaría a su momento! Acaricié sus pechos por encima del sujetador, sentía su turgencia y su suavidad a la vez, estaba deseando acariciarlos sin tan sugerente prenda, intenté desabrocharlo y Luz accedió, ¡dios, que pechos! Pequeños, redondos, toda una tentación, los acaricié, los lamí y hasta los chupé creyendo que de ellos saldrían el tan apreciado elixir, ¡su leche! Pobre de mí, ¡qué ingenuo! Pero me daba igual, yo quería a toda costa que de aquellas mamas saliera alguna gota de líquido blanco:  

-¿Qué haces Cipriano? Deja ya de sorber que me haces daño.

-Perdona Luz, pero estoy tan excitado que no me daba cuenta de que sorbía con fuerza. ¿Qué hacemos ahora?

-Ahora dame un beso en la boca, después bájame las bragas y me besas la vagina.  

Hice lo que Luz deseaba, pero además de besarle la vagina aproveché a la ocasión para lamer toda la zona genital. Los dos disfrutábamos del placer y el morbo de estar haciendo algo que para muchas personas está mal visto. Yo estaba apunto de volver a eyacular, pero para mi sorpresa ella lo hizo primero, de su vagina salió un chorro espeso de un líquido, ¡no era orina! Era una solución espesa y tenía un sabor exquisito, tragué toda la que pude y dejé gran cantidad en mi boca, que posteriormente transporté a la suya. Lo sorbió todo con grandes signos de placer. A todas éstas, yo me volví a correr encima, ¡aquello era digno de ver! Luz estaba en un estado de excitación extrema. Le pregunté:  

-¿Me dejas que lo haga?

-¿A qué te refieres Cipriano?

-Me gustaría penetrarte, ¿Puedo?

-Sí, lo estoy deseando.  

Sus palabras provocaron en mí, la erección más salvaje que jamás había tenido, la tenía que penetrar pronto si no quería volver a correrme en los pantalones. Me deshice de las prendas impregnadas en semen, la punta de mi pene por el conducto uretral estaba a rebosar. Entonces caí en la cuenta de que no podía penetrar a Luz así:  

-¿Tienes preservativos?

-No Cipriano, pero no te preocupes, si me dejas embarazada diré que ha sido mi novio.  

No tardé ni dos segundos en apuntar mi deseoso pene a su apetecible vagina, estaba tan excitado, y eran tantas las ganas que tenía de penetrarla que cuando mi pene llegó al fondo de sus entrañas le solté la eyaculación más copiosa que humano tuviera nunca, ¡No exagero! Parecía que me estaba orinando en su interior, ¡que corrida! Ella gritaba, y yo la acompañaba, el orgasmo que tuvimos es de los que hacen época.  

El tiempo nos había pasado tan rápido, que el hechizo y el placer se rompieron de golpe cuando vimos que nuestras madres estaban a punto de llegar. A penas si tuvimos tiempo para limpiar el sofá que dejamos perdidos de sus corridas y las mías.  

-¿Ahora que hacemos Luz?

-Tú no sé, pero yo me boy a dar una ducha que estoy toda mojada de semen, ¡eso ha sido una corrida! Y no la de los caballos.  

Dicho y hecho, Luz se marchó riendo, se dirigió al cuarto de baño para ducharse, como sólo había un cuarto de baño. Mientras ella terminaba, y para no ser encontrado en la situación en la que estaba, esperé a que Luz terminara en mi habitación, pensando en lo sucedido me tuve que volver a masturbar. Lo mío no era de humanos, a pesar de las eyaculaciones anteriores volví a tener una espectacular, ¡vuelta a limpiar! Aquello parecía algo cómico.  

G

e

s

t

i

a

l

b

a

.

c

o

m
 

Llegué a la conclusión de que aunque practicar el sexo con mi prima no era incesto, si era tabú. Era tabú por parte de mi madre y de mi tía, por no pensar en el qué dirían los conocidos. Pero desde ese día hacemos el amor todo lo que podemos. El único pesar que tengo es que Luz no quiere que digamos nada de lo nuestro, a toda costa quiere que seamos amantes, y casarse con el chico que ha conocido. Por cierto un chico de los más ricos del pueblo, ¡pobre diablo! Pasaron unas semanas y mi prima quedó embarazada. Como era natural, ya lo tenía planeado, esa misma tarde que nosotros hicimos el amor, también lo hizo con su chico. Ahora me queda la duda de si el niño que Luz dará a luz, será mío o de su novio.  

¡Qué más da! Si Luz es feliz, si el infeliz es feliz y con eso el niño en un futuro es feliz con el dinero del infeliz. Yo seré feliz, ¡luego, Luz me hará feliz! Y colorín colorado, este cuento del incesto con mi prima inexistente se ha terminado.  

Moraleja: Si tienes una prima hermana y te gusta, ¡no lo dudes! Tírale los tejos que hoy por hoy no es incesto, ¡además, todo queda en familia! Aplícate el cuento si eres chica.

 

¿ Qué le a parecido el Relato qué a leído ?  

Malo

Regular

Bueno

Muybueno

Excelente

Publicar, un Relato escrito por mi
Libro Virtual pág. 57

PVP 0 euros pide el tuyo ya

¿ Te gusta escribir... ? y crear tus propios Relatos Eróticos...?

Bien hemos creado una sección, donde podrás Añadir tu propio relato erótico, siempre que cumplas nuestras normas de publicación... Si te gusta leer y que lean, este va ser tu nuevo libro de relatos eróticos que leas, donde y tu si quieres participas, leiendo a nuestros editores, o publicando tus propios relatos eróticos...

Solicita clave de Acceso para poder leer el Libro Virtual

Este libro de pequeños, y Grandes Relatos Eróticos, está totalmente escrito por nuestro escritor, y director de gestialba.com, ningún relato a sido copiado ni extraido de ningún portal, ni de ningún otro Autor.

Si te gusta leer, puedes pasar unos buenos ratos leyendo estos relatos eróticos, totalmente nuevos en la red. y GRATIS

 
enviar mi propio relato erótico obtener clave acceso para leer Libro Virtual gestialba.com

Muy importante

Enviar mi Relato

Solicitar Clave Acceso

 Aquí te explicamos un conjunto de cosas que debes tener en cuenta a la hora de enviar tu relato.

INSTRUCCIONES PARA ENVIAR CORRECTAMENTE TU RELATO

Para poder leer el libro de relatos virtual, y publicar relatos eróticos, tienes que solicitar y obtener tu clave de acceso.

Debes de enviar tu relato a infor@gestialba.com

Tu Relato Erótico será revisado y publicado. en la sección lectores

Envía tu relato en formato Word (.doc) de ser posible, esto te ayudará para auto corregir tus textos.

Cuida tu ortografía y la redacción del relato.

Coloca el título del relato, nombre o nick del autor y correo si deséas que sean publicados, dejando aclarado cuando no deséas que se pongan ambos datos o alguno de los dos.

Recuerda que no son aceptados los relatos menores a dos folios Word.


No son aceptados los Relatos que contengan:

  • Edades inferiores a los 18 años.

  • Gore. 

  • Violencia .

  • Sexo no consentido

  • Zoofília.

  • Pederasta, ni sexo imaginario con niños ni menores de edad. 

Cuando nos envíes tu Relato, en breve será revisado y publicado.

Muchas gracias por tu colaboración.

Necesitamos tu ayuda, para crear un portal de Relatos Eróticos, con la máxima calidad y con tus mejores imaginaciones y fantasias eróticas... no dudes en mandar tu relato erótico, nosotros te lo publicaremos en la sección de relatos de nuestros lectores, gracias por visitar nuestro libro de Relatos Eróticos Virtual.


El ingreso y uso de este Sitio y todo su Contenido está expresamente PROHIBIDO PARA MENORES. Certifica que es mayor de 18 o de 21 años, si así lo disponen las leyes que le rigen donde se encuentra. La visualización de desnudos, actos sexuales y/o material de contenido adulto para propósitos de entretenimiento debe ser legal en el país desde donde accede al material. En caso de no cumplir con estos requisitos, haga Click Aquí para abandonar este Sitio.

 En conformidad con el Código de los Estados Unidos, Título 18, Sección 2257