Fútbol Sala

Menú principal

 

Algunas reglas

JUGADORES. Los equipos deben estar compuestos cada uno por un máximo de cinco jugadores.

DURACIÓN DEL PARTIDO. El tiempo de duración de un partido es de 40 minutos, divididos en dos periodos de 20 minutos cada uno, con un descanso entre ambos que en ningún caso puede ser superior a 10 minutos.

TERRENO DE JUEGO. Tiene que ser de superficie rectangular. Las medidas oficiales son de 40 metros las líneas de banda y 20 metros las líneas de fondo, pudiendo existir una tolerancia de 2 metros más o menos en cada una de las líneas.
Pista Cubierta: dimensiones: 45 X 27 mts. Pavimento de parquet. Aforo de 511 espectadores.         Pabellón Florida Babel   (Alicante)

 

Pabellón Florida-Babel

Juego y sus incidencias

 

  • Art. 52.

El tanto se consigue por falta del contrario en el saque o en las incidencias del juego o de la manera siguiente:

Verificando el saque, si quien lo ejecuta hace buena. el jugador del equipo contrario está obligado a devolver la pelota contra el frontis, de forma que toque el mismo y después bote en el suelo de la cancha, dentro de las líneas señaladas. Puede, asimismo, tocar el frontis y salir despedida hasta el rebote, tocando o no la pared izquierda, pero en todos los casos debe caer en el suelo de la cancha, dentro de las líneas marcadas como límite, salvo que sea interceptada de aire o de bolea. No puede dar más que un solo bote.

La pelota deberá dirigirse siempre contra el frontis, aunque puede antes o después tocar la pared izquierda. No podrá nunca lanzarse primero directamente contra el rebote.

En el trinquete puede tocar ambas paredes, izquierda y derecha, antes o después de tocar el frontis y tantas veces como sea y puede botar en el tejadillo tantas veces como sea o deslizarse por el mismo. No podrá botar en el suelo más que una vez y nunca podrá lanzarse primero contra el rebote.

El jugador deberá devolver la pelota, bien al aire o después del primer bote, pues de no hacerlo así ha perdido el tanto.

En la modalidad de mano, se prohíbe efectuar el saque o devolución de la pelota al frontis, mediante su retención en la mano. En consecuencia, no estará permitido accionar la muñeca o el brazo, ni modificar su posición o postura, una vez que la pelota haya entrado en contacto con la mano.

ART. 53

Se admitirán, en cambio, todos los recursos de los que el pelotari se sirva a la pelota la dirección o efectos que considere oportunos, siempre que no incurran en las infracciones del párrafo anterior. Entre otros recursos en atención a su larga tradición en el deporte de Pelota a mano, se dan expresamente como válidos los siguientes:

a) Cuando al dar a la pelota después de que bote se frene la mano para hacer dejada o darle efecto.

b) Cuando por arrimada de la pelota a la pared izquierda se trata de llevarla a buena empujándola con la mano.

c) Cuando el pelotari efectúa al aire, de bolea o sota mano, una dejada, empujando suavemente la pelota con la mano hacia el frontis.

Los jueces aplicarán estrictamente estas normas, dado falta a toda pelota que no haya sido proyectada contra el frontis de la manera exigida taxativamente en los párrafos precedentes y anotarán el tanto al bando contrario.

 

  • Art. 54.

En la modalidad de cesta, la pelota puede ser retenida únicamente el tiempo suficiente para su nuevo lanzamiento, sin que pueda botar dentro de la cesta, únicamente deslizarse.

El jugador no puede cambiar la postura inicial de recogida de la pelota, ni caminar con ella una vez recogida, salvo el impulso propio de buscar la pelota.

Si la pelota toca el aro de la cesta y entra en ella es buena.

En el rebote no se podrá retener la pelota, sino que deberá lanzarse inmediatamente. En la misma forma se hará cuando la pelota tras tocar frontis, rebote y nuevamente frontis, antes del segundo bote. De rebote podrá hacerse buena golpeando la pelota con la cesta.

El jugador podrá apoyarse en la pared izquierda o reja de separación de público, siempre que no suponga modificación de la postura inicial de la pelota.

 

  • Art. 55.

Devuelto el saque, la pelota será lanzada contra el frontis, alternativamente por cada equipo. Si el equipo, se compone de más de un jugador, el lanzamiento se efectuará a voluntad de sus componentes, sin que la alternancia entre ellos sea obligada.

El tanto se termina, a favor del equipo que corresponda, cuando la pelota toca cualquier zona del frontón o trinquete, que no conforme la cancha, bien sea antes o después del bote. Si es antes, será falta contra el equipo lanzador, si es después, tanto a su favor.

 

  • Art. 56.

Durante el transcurso del partido el delantero y zaguero podrán modificar sus posiciones cuantas veces quieran y en la forma que les interese.

 

  • Art. 57.

Si comenzado el tanto, la pelota tropezara con un jugador, el Juez Principal distinguirá los siguientes casos:

1. El jugador que pega a un compañero, en el que la jugada será siempre falta para el equipo de ambos.

2. El jugador que pega a un contrario en el que el Juez Principal, previa consulta con el Juez Ayudante, si lo estima pertinente, decidirá dando "vuelta" o tanto en contra del que lanzó la pelota, según se aprecie que la misma llegaba o no a buena.

3. Si la pelota después de pegar a un contrario, llegase a buena, el Juez Principal apreciará igualmente si el lanzamiento inicial llegaba a buena o no, dando vuelta o falta, respectivamente.

4. Si algún jugador interceptara voluntariamente la pelota, además de sancionarle con la pérdida del tanto, debe ser amonestado. El Juez Principal aplicará esta sanción aun cuando no fuera a buena, ya que hasta que no bota en el suelo se considera en juego.

La vuelta consiste en la repetición del tanto, iniciando el saque el que lo hubiera realizado anteriormente y con idéntica pelota, salvo que a criterio del Juez Principal ésta estuviera deteriorada.

 

  • Art. 58.

Si durante el juego se desprende de un pelotari, cualquier parte de su indumentaria y quedando la misma dentro de la cancha, en el transcurso del tanto, la pelota tocase en el ella, el dueño de la prenda o su equipo perderá el tanto.

 

  • Art. 59.

Si un jugador se interpone involuntariamente a su contrario, impidiendo que éste pueda restar o devolver la pelota, el jugador perjudicado o su compañero, únicamente, podrán pedir que se dé vuelta, mediante la voz "pido", cuya vuelta será concedida exclusivamente por el Juez Principal, previa consulta con el Ayudante, si lo estima pertinente, que decidirá si ha existido estorbada o no, con independencia de que haya sido tocada o no la pelota por el jugador o equipo perjudicado.

Si la estorbada fuera apreciada pro el Juez Principal de forma clara y terminante que fue voluntaria, sin necesidad de ser pedida por el contrario, se perderá el tanto por el jugador que la hiciere.

La estorbada de jueces, espectadores, fotógrafos o cualquier persona autorizada a estar en la contracancha, será siempre vuelta. Cualquiera otra posible estorbada será a criterio del Juez Principal

 

  • Art. 60.

Si dos jugadores pegan a la vez a la pelota, simultáneamente, es buena. Si el golpe o impulso fue dado en tiempos distintos será falta. En la modalidad de mano, el devolver la pelota con las dos manos debe ser buena, si el golpe fue dado con carácter simultáneo, y falta en caso contrario, lo cual sólo los jueces son los encargados de apreciarlo. En las especialidades de pala, pala corta, paleta y frontenis, sólo podrá darse un golpe en la herramienta, sin que pueda remontarse, en cuyo caso será falta.

 

  • Art. 61. 

Los jueces velarán para que durante el partido no exista relación entre los jugadores y personas ajenas al mismo, incluido los espectadores.

 

  • Art. 62.

Terminado  un tanto, únicamente el equipo que lo haya ganado, a través de cualquiera de sus componentes podrá solicitar un período de descanso, que será de un minuto, cuya acumulación a través del partido no podrá ser superior a cinco minutos por equipo.

A tal efecto el jugador que lo interese o el botillero o delegado-entrenador, lo solicitará al Juez Principal o al Juez Auxiliar, si éste llevase dicho control. La petición solicitada por el botillero-entrenador, prevalecerá sobre la indicación del pelotari.

Transcurrido el tiempo máximo de descanso, no se realizará interrupción de clase alguna.

Si cualquiera de los pelotaris no se reintegrase al juego, al finalizar el tiempo de interrupción solicitado, sea cual sea el solicitante, el Juez Principal requerirá, previa amonestación, y de no cumplirse, se anotará el tiempo transcurrido como tiempo de interrupción del que lo realizarse, hasta el máximo de tope de cinco minutos, transcurrido el cual se dará por finalizado y perdido el partido para el infractor.

En todo caso, en los últimos cinco tantos de un partido, no se permitirán más de dos interrupciones de tiempo de descanso.

No obstante, y por motivos excepcionales, apreciados como tales por el Juez Principal, como rotura de herramienta, indumentaria, lesión temporal de un jugador, se podrá acordar la interrupción del partido por el plazo que el Juez estime pertinente y prudencial, aun después de haber agotado el pelotari o equipo afectado, el tiempo previsto en los párrafos anteriores. No se entenderá en esta excepción el cambio de cinta de cesta o remonte, ni el cambio de tacos o protección de manos, ni el encintado de palas o paletas.

Se habilitarán, en la zona de la contracancha junto al rebote, unas sillas o bancos para el descanso de los pelotaris, botilleros, preparadores o delegados.

En el supuesto de lesión el tiempo máximo de espera será siempre de diez minutos.

En el Ambito Profesional, por motivo de apuestas, el Juez de Centro tendrá potestad para otorgar más tiempos de descanso, que lo estipulado en este Reglamento, siempre acogiéndose lo máximo posible a la reglamentación.

 

  • Art. 63.

 El pelotari que solicite el descanso o interrupción previsto en el artículo anterior no podrá abandonar la cancha, salvo expreso consentimiento del Juez Principal, que lo limitará a situaciones imprescindibles.

En este supuesto el Juez Ayudante acompañará al jugador, a fin de cerciorarse del hecho que motiva la autorización. Si los motivos aducidos no son los reales, por el Juez Principal se ordenará la reanudación inmediata del partido y, de no hacerse, aplicará las sanciones del párrafo 4º del Art. 62.

 

  • Art. 64.

Los jueces en el Ámbito Aficionado serán siempre dos, para cualquier tipo de instalación (Frontón 30 metros, Frontón 36 metros y Frontón 54 metros).

Para el Ámbito Profesional se autoriza que sea dos o tres, tanto para la mano como para la herramienta.

Cuando sean dos, el Juez Principal se colocará en el cuadro 7 y el Juez Ayudante en el cuadro 4.

En Frontenis Olímpico el Juez Principal en el cuadro 3 y el Juez Ayudante en el cuadro 5.

Cuando sean tres jueces en frontón corto se colocarán el Juez Principal en el cuadro 4 y un Ayudante en el cuadro 7, y el otro Ayudante entre el cuadro 4 y el frontis. En frontón largo el Juez Principal en el cuadro 7 y los ayudantes, uno en el cuadro 11 y el otro en el cuadro 4.

En trinquete el Juez será único, colocándose junto al rebote. Podrá utilizar un Juez Ayudante para la línea de corta o falta, que se colocará fuera de la cancha.

 

  • Art. 65.

 

El Juez Principal o Ayudante que esté frente a las líneas de pasa o falta es el único que determina la validez de la jugada en estos casos.

El Juez Ayudante no podrá, durante el transcurso del tanto, dar ninguna pelota buena o mala, ni hacer ningún gesto o señal en tal sentido, limitándose a asesorar al Juez Principal, a su requerimiento o a su iniciativa, pero sin que transcienda a jugadores o público.

El Juez Ayudante podrá estar encomendado del cuidado de las pelotas, control del tiempo de descanso o aquellos otros cometidos que le confiera el Juez Principal.

El Juez Principal podrá decidir la modificación de la situación de los jueces durante el partido, en función del mismo y sus necesidades.

Las faltas serán señaladas mediante pito o señal acústica, en su caso, y mediante alzamiento del brazo o herramienta de protección que utilice el Juez.

  • Art. 66.

Los jugadores, delegados o entrenadores y el público se someten voluntariamente a la decisión de los jueces.

  • Art. 67.

La decisión de los jueces es inapelable y no pueden estar sujetos a coacción o influencia de clase alguna.

 

  • Art. 68.

 Los espectadores que protesten de la decisión de los jueces en forma que produzca disturbio o coacción, serán invitados y después obligados a abandonar la instalación, mediante la intervención del delegado federativo y en su caso con asistencia del personal de seguridad.

 

  • Art. 69.

En los Campeonatos de España los jueces serán designados por el Comité Nacional de Jueces, o por los Comités Autonómicos en los que aquél expresamente delegue. 

 

  • Art. 70.

En los partidos oficiales podrá designarse los llamados "botilleros", que se situarán en la contracancha, próximos al rebote o en el lugar determinado por el Juez Principal, siendo su misión exclusiva asesorar a los jugadores en los descansos entre tanto y tanto, pero absteniéndose de salir a la cancha, hablar con los jueces o público y tocar o probar las pelotas en el transcurso del encuentro. Pueden ejercer de botilleros los entrenadores, delegados de equipo o aquellas personas designadas previamente por éstos, debiendo constar en el acta oficial su nombre, licencia o DNI.

 

  • Art. 71. 

El Juez Principal podrá retirar al Juez Ayudante durante el partido, sustituyéndole por otro.

El Juez Principal sólo podrá ser sustituido por causa de enfermedad o a petición propia.

 

  • Art. 72.

Tan pornto como los jugadores comiencen a ensayar, el público se retirará de la cancha y contracancha quedando prohibida la permanencia en ellas desde este momento a toda persona ajena al partido.

Sólo podrán permanecer en la contracancha, durante el ensayo y partido: Los Jueces, entrenadores o delegados y el delegado federativo.

En el lugar autorizado pro la Organización podrán estar fotógrafos o cámaras de TV.

  • Art. 73.

Queda prohibido mojar la pelota bien con el sudor u otro medio cualquiera. Si se hiciere, el Juez amonestará al jugador indicándolo en el acta.

 

  • Art. 74.

 Los jueces extremarán la atención en la vigilancia de las pelotas entre tanto y tanto, al objeto de que no se produzcan acciones como la de mojar la pelota sin advertirlo a la parte contraria, estropearla intencionadamente o no entregarle la pelota para su revisión antes del lanzamiento del saque. Los jueces ayudantes informarán al Juez Principal de todas aquellas anomalías que se produzcan, tanto en relación con las pelotas, herramientas, uniformes y jugadores.

 

  • Art. 75.

 Si en el peloteo de un tanto se le escapara de la mano la "herramienta" a algún jugador, éste no podrá utilizar la de su compañero ni ninguna otra "herramienta" en el mismo tanto, salvo la que se le ha escapado, que deberá ser recogida precisamente y sólo por él, del lugar en que quedó.

 

  • Art. 76.

 Si la "herramienta" escapada le fuese entregada por su compañero o cualquiera otra persona, o le ayudasen a recogerla de cualquier forma, deberá abstenerse de intervenir en el mismo tanto, ya que su intervención, hecha de esta forma, llevará consigo la pérdida del tanto.

Si los contrarios tocasen la herramienta voluntariamente o dificultasen la recogida será falta de éstos.

 

  • Art. 77.

 Si el peloteo de un "tanto" se le rompiese o inutilizase la "herramienta" a un jugadora, éste no podrá cambiarla por otra hasta que haya sido decidido el mismo. Lo contrario llevará consigo la pérdida del tanto para su bando, a no ser que se abstenga de intervenir hasta que termine. No obstante, puede usar el trozo de "herramienta" que le quede.

 

  • Art. 78.

La "herramienta" siempre deberá estar adherida al cuerpo del jugador en el momento de dar a la pelota. Lo contrario no es válido y lleva consigo la pérdida del tanto para su bando.

 

  • Art. 79.

El Juez Principal y Ayudantes exigirán la presentación de los jugadores con el uniforme reglamentario, debiendo prohibir su intervención hasta que los mismos lleven el adecuado.

En el transcurso del partido, cuando un jugador infrinja las normas reglamentarias o su actitud no sea la adecuada con el público, equipo contrario o jueces, o se produzca cualquier hecho que suponga actitud antideportiva, el Juez Principal amonestará al jugador de forma pública y notoria para general conocimiento de los asistentes, tantas veces como sea preciso y además obligatoriamente deberá constar en el acta cada una de las amonestaciones, que serán trasladadas al Comité de Jurisdicción y Competición de conformidad con las normas de disciplina deportiva, que resolverá conforme a las mismas.

Los jueces extremarán el control de herramientas y uniformidad a través del partido, impidiendo que los jugadores se descalcen, se desprendan de prendas, distintivos o cascos protectores.

 

  • Art. 80.

Si en el transcurso de un tanto se rompiera la pelota, de forma que fuera apreciada por el Juez Principal, éste parará el tanto en disputa para cambiarla, y se reanudará el mismo con vuelta.

 

 

Suspensión de partidos

 

  • Art. 81.

Una vez comenzado el partido no podrá suspenderse sino es por causa de fuerza mayor, falta de luz, percance u otra causa apreciada por el Juez Principal, previa consulta con el Delegado Federativo si lo hubiere. El mal de manos no se considera causa de suspensión.

 

  • Art. 82.

En los Campeonatos de España si faltase la luz artificial en el transcurso del partido, se suspenderá éste durante el tiempo necesario para la reparación de la avería. Pasada media hora desde el momento de producirse la avería el Juez Principal, previa consulta con el Delegado Federativo, si lo hubiese, determinará la suspensión del partido, informándose a los jugadores, delegados y al público.

 

  • Art. 83.

La suspensión en Campeonatos de España de un partido por la falta de luz, antes indicada, o fuerza mayor, podrá continuarse el encuentro en otra ocasión o fecha que se designe por la Federación Española de Pelota, con el tanteo que señalaba el marcado en el momento de la suspensión.

No se entenderá fuerza mayor la indisposición o inutilización de algún jugador.

La suspensión de partidos por lluvia, o cualquier otro elemento atmosférico no se considerará como causa de fuerza mayor, perdiendo el partido el equipo usufructuario de la instalación.

En los Campeonatos de España de liga por Federaciones o Clubes éstos serán los responsables, y los disputados por concentración será la Federación organizadora.

 

  • Art. 84.

En los supuestos de lesión de un jugador durante el partido, que por certificación médica impida la prosecución del mismo, podrá el mismo sustituirse por aquellos jugadores suplentes previamente designados. El jugador suplente debe reintegrase al partido en un término de diez minutos en que se acuerde la sustitución.

En el supuesto de sustitución el equipo contrario podrá sustituir también un jugador.

 

  • Art. 85.

Cuando no se pudiera realizar la sustitución, podrá continuarse el partido, en el caso de parejas, con el jugador restante.

Cuando no pueda sustituirse o continuar el partido, según el párrafo anterior, el partido se considerará terminado por lesión, y a efectos de resultado se entenderá que el equipo contrario ha obtenido los tantos a los que se disputaba el partido y el equipo retirado aquellos que tenían en el momento de ls suspensión.

 

  • Art. 86.

Cualquier modificación de los partidos anunciados o la suspensión de los mismos o la sustitución deberá ser comunicado al público.

Menú principal

Pág.. Atrás

Próximo deporte

 

Juegos

Azar

Música

Sms

 

Trucos

Viajes

Películas

Deportes

Mineralogia

Chistes

Fotos